Etiquetas

Carrera contrarreloj para rescatar a Julen, el niño que cayó en el pozo de Totalán (Málaga).

Espanya i Catalans, Julen:




Las excavadoras funcionan al cien por cien en el cerro de la Corona. En esta carretera que serpentea una zona abrupta, allanan el camino para que pasen los camiones. Echan arena a todo correr. Hay una tremenda cuesta que da acceso al cerro donde está el pozo. Aquí se intenta, en una carrera contrarreloj, salvar la vida de Julen. Tras una mañana de sol en Totalán (Málaga), la oscuridad empieza a hacerse dueña de la zona. Mientras, los periodistas aguardan a 1,5 kilómetros del agujero donde el pequeño se cayó. La búsqueda es intensa. El tiempo corre en contra.

Han pasado ya más de 24 horas de la caída del pequeño Julen al pozo de Totalán y la Guardia Civil ha iniciado tres técnicas diferentes al mismo tiempo para intentar el rescate lo más rápidamente posible. En primer lugar, del propio pozo se extraerá arena "con una maquinaria más potente", informó Bernardo Moltó, portavoz oficial de la Guardia Civil.

También se abrirá un pozo paralelo al existente, a la vez que se entubará el agujero donde se precipitó el pequeño de dos años, ante el riesgo de que caiga más arena que podría sepultar al pequeño.

La otra técnica es la apertura a cielo abierto de otro agujero, desde la misma boca del pozo, como indican fuentes del Instituto Armado. Los padres de Julen, José Roselló y Victoria García, continúan en la zona, de difícil acceso, situada en un terreno montañoso. La carrera es contrarreloj para salvar la vida del pequeño.

"Este no es asunto que se pueda solucionar en un rato. Esto va para largo", explican a El Confidencial fuentes próximas al rescate. La Guardia Civil aún no ha iniciado la investigación, según explicó Moltó. Un centenar de personas continúa participando en el dispositivo de búsqueda.

"Desconocemos lo que hay al final del pozo"
Una bolsa de chucherías (la abuela del pequeño, Reme, dijo que eran "gusanitos") y un vaso de plástico se han localizado. No se conoce el tapón del fondo del agujero, de 110 metros. "Desconocemos lo que hay al final del pozo. El tapón nos dificulta trabajar", apuntan estas fuentes del Instituto Armado. Todavía no han visto nada.

"Solo barajamos la búsqueda, localización y rescate del niño", dijo la Guardia Civil. "Con el material que tenemos ahora, se saca muy lentamente", admiten estas fuentes del dispositivo. Los efectivos han llegado desde distintas provincias de Andalucía.

El agujero tiene la profundidad de un edificio de 20 plantas. El problema es que se trata de un espacio sin cubrir, con nula protección. Con este agujero se realizó una prospección de agua. ¿Dónde estará el niño? ¿A qué profundidad? Aún hay demasiadas incógnitas... y las horas pasan sin noticias concretas.

Publicado en El Confidencial
Informa
GóngoraNs