El resultado más destacable de la encuesta de la semana pasada, al consultar las preocupaciones actuales de la ciudadanía, es que, entre tres opciones, la que menos apoyo tiene es la que hace referencia a la posibilidad de que suframos un rebrote del virus.

Es realmente curioso cuando todos sabemos que más de 50.000 personas han fallecido en España por los efectos del covid-19 y la mala gestión de quienes disponían del mando para hacerle frente. Y, además, coincidiendo nuestra pregunta con el retorno de los mapas a los diferentes medios de comunicación, ubicando puntos en los que se han identificado nuevos focos.

Solo una décima parte de los que han participado han optado por considerar prioritaria la incidencia en la salud, con la consiguiente nueva alerta sanitaria y el retroceso en las fases de desescalada. Algo que ya ha sucedido en algunas comarcas de ciertas provincias, como ha sido el retorno a la Fase 2 de ciertas comarcas aragonesas.

Consideramos que, ante el riesgo de que llueva sobre mojado, se puede estar minusvalorando lo que podría suponer una nueva oleada del virus. Solo así se hacen comprensibles muchas conductas de descuido o de uso protector de la mascarilla en el codo o la papada, tal y como vemos en cualquier paseo por nuestras calles. Mucha gente, especialmente joven, parece que erróneamente ha entendido que el riesgo ha acabado.

La segunda respuesta con mayor apoyo ha sido la que hacía referencia a la actividad laboral y la economía. El cierre de muchas empresas o la bajada en la actividad y producción ha influido en el empleo. Muchas familias lo están pasando mal por las derivadas que ha supuesto la parálisis económica para hacer frente al virus.

Es comprensible que un 25% haya optado por manifestar, como principal preocupación, la alternativa relacionada con la entrada de dinero en casa.

Aunque, con diferencia, la que ha obtenido el mayor respaldo no tiene que ver únicamente con la salud o con el bolsillo. La máxima preocupación se cierne en los que gestionan nuestro sistema sanitario y, a la vez, definen y sientan las bases para que la economía funcione. No es extraño ni ilógico, por tanto, que la mayor acumulación de votos (65%) tenga lugar al referirse a las dudas que genera estar en manos de unos gobernantes como los que tenemos.

Tras demostrar que no han sido capaces de gestionar bien los efectos sanitarios del covid-19, siendo el país que peores índices tiene pese a los maquillajes de criterios y la manipulación de datos, estamos digiriendo ser colistas también en lo económico, con horripilantes caídas en la actividad y la riqueza nacional.

Eso sí, en plena campaña como estamos ante las próximas elecciones en Galicia y la Comunidad vasca, hemos de soportar, pese a las evidencias, la publicidad engañosa y degradante de Pedro Sánchez y toda su hornada de mediocres, creando una imagen positiva y bondadosa de todo lo que ha sido su caótica gestión. Y se quedan tan panchos…

¿Cual crees que es la mayor preocupación de los españoles tras finalizar el estado de alarma por pandemia?

  • - Sin duda, la económica y laboral. (25%,)
  • - La posibilidad de un rebrote sanitario. (10%,)
  • - Que sigamos con el Gobierno que tenemos. (65%,)
Cargando ... Cargando ...
2020-06-30T11:44:59+02:00