Encuesta 46

Las respuestas propuestas para la encuesta de esta semana han tenido un reparto de votos bastante equilibrado, sin que haya acumulado ninguna de las planteadas un porcentaje de mayoría sobresaliente. Tanto es así que la vencedora ha alcanzado una cifra importante pero no especialmente destacable, al situarse en un 40%.

Ese porcentaje ha sido el que planteaba un horizonte laboral para la que es la esposa del vicepresidente segundo del Gobierno y, por los méritos inherentes, con sillón en un Ministerio y voz en el Consejo de Ministros, recobrando ésta su principal especialización atendiendo a lo que atesora su currículum.

Se trataría de una vuelta al mundo profesional optando por la faceta de mayor valía en su contribución a la economía productiva de este país (bueno, de lo que quede de él tras el devastador paso del comunismo podemita). Para una mujer como ella, la posibilidad de reponer estanterías de un supermercado o, en el mejor de los casos, pasar productos por el código de barras para facturar las compras parece ser el destino preferido para nuestros votantes. Ese es el enfoque que vaticina nuestra gente como mejor y más eficiente destino, una vez superado el periodo funcionarial, aunque conociéndolos apostamos por que no volverá a trabajar y sabrán articular soluciones para seguir en la cima social, viviendo del cuento y sin pegar palo al agua, con una contribución neta al crecimiento de la economía del país en negativo.

Hemos de reconocer que los votantes son comprensivos y se postulan en favor de la experiencia acumulada, permitiendo una salida digna que no le suponga quebraderos de cabeza, pudiendo haber elegido otras alternativas tan gratificantes como ocupar el espacio en la portería de un hotel especializado en la atención a los migrantes, tras cargarse al turismo aportador de valor, o ejercer de plañidera y mostrar duelo en ceremonias. Los porcentajes cercanos al 30% en ambos casos demuestran que ha habido dudas al elegir y se han tenido seriamente en cuenta dichas salidas profesionales para la camarada Irene.

El ascenso vertiginoso a la cúspide social y al marquesado burgués, con piscina en el jardín y amplios espacios ornamentados con vegetación, no le han permitido consolidar una experiencia solvente en dicho sentido, lo que justifica que solo el 3% de los votos se hayan decantado por una salida en esas lides, considerando que para cuidar plantas y limpiar piscinas sería demasiado prematuro contratarla, siendo aconsejable un mayor periodo de aprendizaje. Hemos de tener en cuenta que debe evitarse el estrés, especialmente si no ha habido tensión hasta la fecha, así como el posible shock en la vuelta al mundo real. Por eso entendemos ha sido la opción descarte y que ha alcanzado el mínimo apoyo.

Pero, a pesar de nuestros deseos y previsiones de momento todo es un sueño. Por desgracia seguimos en la realidad que supone vivir en esta pesadilla que supone ver al comunismo rancio en el poder, de la mano de separatistas y herederos del terrorismo. Una mezcla homogénea de escoria varia que hoy, desgraciadamente, dirige las riendas de nuestra nación.

¿A qué dedicarían los políticos de este Gobierno si no estuvieran en él? Esta semana piensa en Irene Montero...

  • - Llorona en funerales (28%,)
  • - Cajera en un bazar (40%,)
  • - Portera de Hotel para migrantes (29%,)
  • - Jardinera y limpiadora de piscinas (3%,)
Cargando ... Cargando ...
2020-12-07T13:47:15+01:00