Encuesta 57

Sería bastante complicado, entre la mayoritaria sociedad catalana todavía cuerda y con sentido común, poder justificar y entender lo que está sucediendo en las calles de numerosas ciudades españolas. Algo que está teniendo especial significación y virulencia en la Ciudad Condal, como repulsa, según dicen, por el encarcelamiento de un reincidente con gran historial como es el rapero Hasél, del que todos vamos conociendo su currículum y antecedentes. Lo vivido estás últimas jornadas (van 6) no deja de sorprendernos a los que vivimos en la realidad y hemos de lidiar día a día con ésta.

Parece evidente, a tenor de los votos y la percepción generalizada que tenemos de los acontecimientos, que todo este circo, en donde los revolucionarios sonrientes y la “gent de pau” no violenta del fanatismo separatista tiene mucho que ver, es algo que parece se haya arbitrado desde instancias que pretenden acabar con la economía, la sociedad de bienestar, la sostenibilidad de las familias y el orgullo personal por progresar y buscar, de forma lícita, lo mejor para ti y los tuyos. La meta u horizonte separatista o chavista, según cual sea el enfoque de la turba, son los argumentos sobre los que se cierne todo este incalificable movimiento de masas.

Es ruinoso, de ruin, sentir como desde el propio poder gubernamental de la nación se incita y comprende a los payasos que destrozan las calles, entre otras las nuestras. No tiene calificativo alentar al incivismo de los antisistemas, okupas y los verdaderos fascistas del separatismo, dejando por los suelos los momentos de esplendor de una ciudad próspera y de primera línea, supeditada a los caprichos de la violencia callejera que se ha acabado por adueñar de nuestro porvenir.

Más del 40% de nuestros votantes asocia de forma directa separatismo con violencia, algo sobradamente evidente y garantizado al ver la parafernalia y banderas de los que, adoquín en mano, van destrozando lo común y privado que se cruza en su camino. A esa ya importante cifra (del 43%) debemos sumar la otra respuesta alineada con lo anterior, acumulando entre ambas el 99%, con el argumento de que la Generalidad no ha puesto todo su potencial sobre la mesa para acabar con esta desagradable situación, cuestionando a la policía y comprendiendo la intencionalidad separatista de las algarabías.

Sea como fuere la verdad es que la imagen ruinosa, de ruina, que se traslada viendo el comportamiento de esta juventud amargada, aburrida y mediatizada, deja mucho que desear, condicionando las limitadas posibilidades que tiene nuestra economía de mirar adelante con tanto inepto en los sillones de Gobierno.

¿Crees que la Generalitat ha sido permisiva ante los disturbios de la manifestación de Pablo Hasél?

  • - Claro, comparten intereses políticos y que hubiera separatistas no era casualidad. (56%,)
  • - Han hecho lo que han podido, no lo han podido controlar. (1%,)
  • - Como es evidente, separatismo y violencia van de la mano. (43%,)
Cargando ... Cargando ...
2021-02-22T12:17:10+01:00