.

No cabe duda que los efectos del confinamiento en la población empieza a pasar factura. Quien más, quien menos, empieza a notar la acumulación de días encerrado en casa, cumpliendo con las exigencias que estipula el decreto para combatir los riesgos por contagio del Coronavirus.

Hemos de tomarnos el tema con seriedad y rigor, teniendo claro que la medida es la más adecuada para evitar la propagación del virus y, con ello, el previsible colapso de nuestro sistema sanitario si hay una avalancha de infectados.

Pero, sabiéndonos la teoría, es evidente que los efectos acumulativos en el tiempo por tener la libertad coartada, influye y afecta en el estado de ánimo. Por eso es muy importante mentalizarse y entender los beneficios de la medida, quedándonos en casa, entendiéndolo como una necesidad que debemos tomarnos con Filosofía.

Máxime sí, como hemos visto este pasado fin de semana, con clara intención de minimizar los riesgos derivados de una precipitada vuelta a la normalidad, se haya decidido ampliar el plazo, sumando otros quince días de aplicabilidad del estado de alarma. La esperanza debe ser que, si nos aplicamos y hacemos bien los deberes, igual ya no tendrán lugar más prórrogas. Depende de nosotros.

La encuesta que estamos analizando la lanzamos tras aproximadamente una semana de vigencia de las medidas de confinamiento y, a tenor de los resultados que se han producido, dándose el apoyo de uno de cada dos votantes, queda claro que lo que más se añora es el contacto con los seres queridos.

Se echa de menos a esos familiares y amigos que, por los efectos de los condicionantes impuestos, solo están presentes en remoto.

Parece normal que, como se planteaba en nuestra pregunta, acabado este periodo y sus medidas, la prioridad sea llevar a cabo una ronda de contactos para compartir las experiencias y sentir a tu lado a esas personas que te faltan.

No podemos obviar, tras ver los resultados definitivos de nuestra encuesta, que la segunda opción elegida haya sido la que se relacionaba con las medidas económicas. Parece evidente que tendremos que soportar unas más que previsibles implicaciones de carácter fiscal. Serán oportunas para compensar el esfuerzo que ha puesto encima de la mesa el Gobierno para hacer frente a los costes derivados del Covid-19.

¿Una vez acabe el confinamiento, que es lo primero que piensas hacer?

  • -Hacer una ronda de visitas a personas que quiero y que no he podido visitar y disfrutar. (51%,)
  • -Entrar en un buen restaurante y pegarme una comilona, con el mejor vino posible y la mejor compañía. (18%,)
  • -Ponerme a trabajar a tope, porque me temo que nos van a freír a impuestos. (31%,)
Cargando ... Cargando ...
Coronavirus
2020-03-23T23:59:33+01:00